Leasing-tipos y ventajas

Qué es el leasing, cómo funciona, tipos y ventajas

Es importante saber que existen diferentes formas para adquirir un bien que pueden proporcionar ventajas financieras a empresas y particulares. Una de ellas es el leasing, un tipo de arrendamiento con opción a compra que están utilizando hoy día muchas empresas y particulares y que facilita la posibilidad de acceder a determinados bienes cuyo coste en el plazo sería demasiado elevado, o implicaría una decisión de compra precipitada.

A continuación vamos a explicar con el mayor detalle posible qué es el leasing, cómo funciona esta modalidad de alquiler y compra de un bien y qué ventajas implica para las distintas partes.

¿Qué es el leasing?

Se trata de un tipo de contrato que permite el arrendamiento de un bien mueble o inmueble mediante el pago de una cuota, y que suele incluir también la adquisición del bien como una opción. Esta relación contractual posee un plazo de finalización y es habitualmente utilizada por muchas empresas y particulares.

Para que este tipo de contrato se pueda producir, tiene que haber dos partes involucradas. El arrendador, que cede el uso del bien al arrendatario por un determinado período, y por otra parte, el arrendatario, que contrata el uso del bien mediante la modalidad de leasing durante el tiempo en el que el contrato esté vigente. Durante este plazo podrá tomar la decisión de si finalmente lo compra o no.

Elementos clave del funcionamiento del leasing

El leasing funciona a través de un proceso estandarizado, por lo que para ponerlo en práctica como empresa o particular sólo hay que seguir una serie de pasos.

1. Se adquieren los bienes que se van a ceder

En primer lugar, para poder firmar un contrato de leasing, donde se ceda el uso de un determinado bien a su arrendatario, es necesario ser titular del bien. Para ello la empresa o particular deberá adquirirlo en primer lugar. Es el caso por ejemplo de algunas empresas de automoción, que alquilan vehículos de empresa bajo la modalidad de leasing, o también el caso de muchas empresas en el sector de la impresión, que alquilan su maquinaria de imprenta a sus clientes.

2. Firma del contrato

La empresa o particular que vaya a realizar el leasing firma el contrato con el arrendatario, que podrá disfrutar del bien en las condiciones estipuladas en el contrato y durante el plazo en que éste esté en vigor.

3. El arrendatario paga una cuota periódica

Durante el tiempo en el que el contrato de leasing está en vigor, el arrendatario deberá hacer frente al pago de las cuotas periódicas pactadas en el contrato. Estas cuotas incluyen el precio del bien y los intereses que correspondan.

4. Decisión de compra o devolución

Una vez haya finalizado el tiempo de vigencia del contrato, el arrendatario deberá decidir si compra el bien, o en caso contrario, deberá devolverlo al arrendador. También es posible pactar una prórroga del contrato de leasing.

Tipos de leasing

Existen diferentes tipos de leasing según la naturaleza de cada uno y las especificidades de cada modalidad. Veamos en qué consisten cada uno de ellos.

Leasing mobiliario

Se trata de una modalidad de leasing en la que el objeto arrendado es un bien mobiliario. Aquí se incluyen por ejemplo los vehículos, equipos informáticos y electrónicos o muebles. Generalmente está dirigido a empresas y autónomos. Se trata de objetos que para que puedan utilizarse deben ser transportados al lugar que desee el arrendatario.

Leasing inmobiliario

Es un tipo de contrato de arrendamiento con opción a compra en el que el bien objeto del contrato es un inmueble, como puede ser una oficina o un local comercial.

Lease-back

Consiste en la venta de un bien a una empresa de leasing, obteniendo liquidez por el objeto traspasado, para posteriormente alquilárselo y poder seguir utilizándolo mediante el contrato de leasing.

Tipos de Leasing

Leasing financiero

Es la modalidad clásica de leasing y puede referirse a cualquier tipo de bien u objeto, donde el arrendador pone éste a disposición del arrendatario para que pueda utilizarlo en los términos indicados en el contrato y mediante el pago de una cuota periódica con intereses, y con opción a compra a la finalización del contrato.

Leasing operativo

El leasing operativo es similar al leasing financiero, pero en este caso el objetivo del contrato es únicamente hacer uso del bien del que es objeto el contrato de leasing, sin que haya intención por parte del arrendador de adquirirlo cuando finalice el plazo.

Ventajas del leasing para empresas y particulares

Existen diversas ventajas y beneficios tanto para la parte arrendadora como para el arrendatario que firma un contrato de leasing.

1. Menor coste a corto plazo

Muchas empresas no pueden o no desean adquirir un bien necesario en el corto plazo, ya que requieren limitar sus gastos. Es el caso de muchas empresas que están empezando y necesitan disponer de una determinada maquinaria, pero no desean asumir el coste elevado que ésta supone. Por tanto, optan por la modalidad de leasing como una forma de reducir los gastos al inicio del negocio a cambio de pagar una cuota periódica.

2. Tiempo para la toma de una decisión

En el mundo de los negocios muchas veces se desconoce si optar por un determinado bien es la mejor opción, por lo que es importante disponer de un plazo prudencial para poder utilizar dicho bien y comprobar si cumple con las expectativas deseadas, o por el contrario, no está satisfaciendo las necesidades del negocio.

De este modo, la empresa dispone de un plazo para decidirse a comprarlo o no, reduciendo así los riesgos que supondría adquirir el bien sin haberlo probado durante un tiempo.

3. Protege a tu empresa contra la inflación

Supongamos que vas a comprar un bien que puede aumentar notablemente de precio en los próximos años. Cuando firmas el contrato de leasing con unos determinados intereses, te comprometes a pagar una cuota fija durante el tiempo de uso de dicho bien, mientras que si optaras por otras modalidades como el renting no estarías protegido contra la inflación.

4. Acceder a la última tecnología

Las empresas de leasing permiten a los arrendatarios acceder a la última tecnología, facilitando así que las empresas puedan disfrutar de bienes innovadores que posiblemente no podrían adquirir en el corto plazo. Pero además les permite prevenir el problema de la obsolescencia, ya que la empresa de leasing puede proporcionar nuevos bienes una vez que estos estén amortizados.

5. Precios más competitivos

Por último, una clara ventaja para las empresas de leasing es que pueden vender sus bienes a precios más competitivos y accesibles para las empresas que si tuvieran que venderlo mediante otra modalidad. Por otra parte, ellos mantienen la propiedad de dicho bien durante todo el tiempo en el que el arrendatario lo está utilizando.

Esperamos que puedas entender mejor la importancia del leasing en el mundo empresarial y valores esta modalidad de negocios como una forma de financiamiento y acceso a tecnología para tu proyecto de negocio. Una de las mejores formas de poner en práctica estos conceptos y herramientas es participando en programas de formación como los que ofrecen las escuelas de negocios Málaga dirigidos a perfiles directivos, empresarios y emprendedores.