Empresa Saludable - Claves y ejemplos para conseguirlo

Empresas saludables: claves y ejemplos

Cerca de un 60 % de los empleados afirman haberse planteado cambiar de empresa a causa del estrés, de acuerdo al INE. La cifra es alarmante. La falta de motivación, horarios que imposibilitan la conciliación laboral y personal, y un ambiente de trabajo pésimo son algunas de las causas de ese malestar.

A pesar de estos datos, las empresas se resisten a poner en marcha iniciativas que fomenten el bienestar de sus trabajadores en la empresa. Así lo anuncia el informe 360º Wellbeing Survey 2019: Well and Beyond de Cigna: el 72 % de los españoles afirma que la corporación en la que trabaja no pone a su disposición medidas para mejorar la salud y el bienestar en la empresa.

Esta falta de actuaciones desemboca en graves consecuencias para el negocio como una disminución de la productividad y una reducción de los ingresos. Por este motivo, es indispensable que los negocios trabajen para convertirse en empresas saludables.

Pero, ¿qué significa ser una empresa saludable y cómo se puede conseguir? Vamos a indagar en las respuestas a través de este artículo en el que, además, analizaremos diferentes ejemplos de organizaciones saludables.

¿Qué son las empresas saludables?

Las empresas saludables son aquellas que valoran a cada uno de los empleados dentro de su organización y trabajan para garantizar su calidad de vida, su bienestar y su salud, y no solo a nivel físico sino también emocional. Una empresa saludable desarrolla una cultura entusiasta, positiva y creativa que fomenta la colaboración y el trabajo en equipo.

Infografía - Efectos y consecuencias de las empresas saludables

De esta manera, una organización saludable se enfoca en su gente y en los miembros de su equipo, por encima de las ganancias y los resultados económicos. Los efectos de aplicar este tipo de modelo de empresa suponen un aumento del rendimiento en diferentes aspectos entre los que destacan:

  • Productividad: Cuando un empleado se siente respetado, valorado y considerado por la empresa es más eficiente y la productividad aumenta, lo que repercute en una mejora de la salud financiera de la organización al incrementar las ganancias. Además, cuando los beneficios corporativos crecen, las posibilidades de proporcionar salarios más altos se potencian.
  • Calidad y reputación: Las culturas empresariales saludables motivan a los empleados a producir y ofrecer tanto productos como servicios de calidad que cumplan con un estándar alto. Esto repercute en una mejora de la reputación comercial, en un aumento del valor de la entidad y en la atracción de nuevos talentos cualificados hasta la empresa.
  • Retención: Las empresas saludables valoran a sus trabajadores y la moral de éstos mejora. Los empleados que muestran actitudes positivas se muestran leales a la empresa lo que implica una menor rotación laboral con una reducción de costos en Recursos Humanos destinados a contratación y capacitación.

En definitiva, cuando una empresa goza de un estado saludable los empleados están más felices y motivados. Por lo tanto, el rendimiento aumenta al igual que la productividad, permitiendo superar a la competencia.

En contrapartida, las corporaciones que no velan por una cultura saludable obtienen como resultado empleados descontentos, alta rotación de plantilla, absentismo, ambiente de trabajo tóxico, bajos niveles de retención de talento y una mala reputación en general.

Las claves para conseguir una empresa saludable

Muchos factores entran en juego a la hora de crear un entorno empresarial saludable. Destacamos seis áreas clave en las que las compañías pueden enfocarse para lograrlo.

Infografía sobre las claves de las empresas saludables

1 Liderazgo efectivo

Los líderes al frente de organizaciones saludables son capaces de tomar decisiones en pro del interés general de la empresa y de sus trabajadores. Luchan a diario para construir y mantener un equipo de trabajo fuerte, responsable y sano cuyas relaciones se fundamentan en actitudes positivas y de confianza.

Como parte de un liderazgo efectivo también se incluye la capacidad para saber transmitir la visión, la misión y los valores corporativos en los que se basa la cultura de empresa para llevar al equipo hacia el objetivo final que queda totalmente definido. Además, se contempla un trato justo e igualitario de todos los empleados.

2 Comunicación fluida y honesta

La comunicación es una capacidad innata de las empresas saludables. Tratar con los empleados de una forma directa, sincera y respetuosa acaba con todo tipo de malentendidos o rumores negativos.

Hay que asumir que los conflictos siempre van a surgir en una organización. La llave para solucionarlos con éxito es abordarlos de una forma abierta, transparente y honesta, sin evasiones para evitar que se enquisten.

Los empleados se deben sentir libres, seguros y cómodos para expresar sus preocupaciones sin miedo a repercusiones ante la gerencia. De esta manera, se fomenta un clima de confianza mutuo entre directivos y trabajadores.

3 Aprendizaje continuo, elemento clave en una empresa saludable

Las empresas saludables y sólidas desean que sus empleados crezcan, amplíen conocimientos y mejoren sus competencias. Para ello, proporcionarles unas medidas que faciliten la formación continua es clave.

Puede ser desarrollando programas formativos propios, reembolsando matrículas de capacitaciones externas elegidas por el empleado o flexibilizando el horario laboral para poder acudir a este tipo de formaciones. El perfil de profesionales que estudian un MBA o Master en Dirección de Empresas se caracterizan por su interés en progresar e impulsar su trayectoria laboral. Independientemente, del sector donde realicen su actividad profesional, estudiar un MBA significa mantener actualizado el talento de la plantilla y potenciará sus capacidades. Como consecuencia trasladará valor a la ejecución de sus funciones y asegurará el éxito empresarial en la implementación de sus acciones.

4 Trabajo colaborativo

Fomentar el trabajo en equipo o el Team Building es la llave para un crecimiento óptimo. Recordar a los empleados que los mejores resultados llegan cuando unen sus fuerzas junto al resto de la plantilla es fundamental.

Asimismo, los directivos deberían poner a disposición del equipo sus conocimientos y habilidades para que los trabajadores puedan recurrir a ellos cuando lo consideren necesario con seguridad, confianza y sin temor. El intercambio enriquece, favorece la creatividad y genera resultados.

5 Conocimiento y reconocimiento

Los líderes deben esforzarse por conocer a las personas que integran el equipo humano que da vida a la empresa. Familiarizarse con sus necesidades y sus objetivos tanto personales como laborales a través de la escucha activa, la asertividad y la empatía favorece el bienestar de los empleados.

Del mismo modo, es importante brindar comentarios positivos y reconocer los logros individuales o de equipo de forma regular para activar a la plantilla, motivar el espíritu de superación y mantener el interés de los empleados.

 6 Flexibilidad laboral

Uno de los aspectos más valorados por los trabajadores respecto a la cultura empresarial es la flexibilidad de horarios ya que compatibilizar la esfera laboral con la familiar es una tarea ardua para muchos empleados.

Facilitar horarios flexibles por parte de la empresa, considerar otras modalidades de trabajo más allá de la presencial como el teletrabajo o favorecer jornadas intensivas que permitan salir antes del trabajo para pasar tiempo de calidad con familia y amigos son claves que las empresas saludables contemplan en sus políticas.También es importante respetar los tiempos de descanso a lo largo de la jornada y favorecer hábitos de vida sanos habilitando áreas de esparcimiento como gimnasio o cafetería, con suministro de frutas y verduras frescas para refrigerios.

Ejemplos de organizaciones saludables

Para concluir este artículo, vamos a mostrar 3 ejemplos de empresas saludables que ya han puesto en marcha diferentes claves resumidas en el apartado anterior.

Logos imagen de empresas saludables

1 Zoom Video Communications

Esta empresa estadounidense proveedora de servicios de videollamadas y reuniones online fomenta la unión y el espíritu colaborativo de su plantilla animando a los trabajadores que lo deseen a crear equipos para participar en competiciones locales.

Asimismo, cuando un nuevo empleado accede a la empresa asiste a sesiones de capacitación en grupo a través de las cuales se van generando relaciones con otros miembros de la compañía y se aproximan a la cultura empresarial. Una vez a la semana mantienen una reunión en grupo y cada uno de los empleados debe reconocer el trabajo de un colega que les apoyó como forma de apreciar los éxitos individuales.

2 Aegon

Velar por la salud y la calidad de vida de sus empleados es una de las premisas de la empresa aseguradora Aegon. Entre las acciones puestas en marcha para lograrlo está su integración en el Programa de Empresas Cardiosaludables que contempla medidas preventivas frente a enfermedades cardiovasculares.

Otro programa que obtuvo gran reconocimiento es el llamado Wellbeing destinado a fomentar hábitos de vida sanos o la disposición de un servicio de fisioterapia con una tarifa reducida en la empresa.

3 Inditex

El gigante de la moda cuida a sus trabajadores implementando el uso de la tecnología para lograr este objetivo. Muestra de ello es la creación de dos aplicaciones propias exclusivas para sus empleados. Una de ellas es INET destinada a ofrecer formación, soluciones referentes al transporte y un entorno digital en el que estrechar lazos con el resto de compañeros de trabajo. Además, los empleados pueden plasmar en ella sus expectativas profesionales para que la compañía las valore en el futuro.

Otra de las Apps propias de Inditex es InTransit que brinda a los trabajadores la oportunidad de intercambiar su puesto con otros empleados que desarrollen su labor para Inditex en cualquier parte del mundo. De esta manera, la empresa favorece la vivencia de nuevas experiencias.

Los comentarios están cerrados.