Qué es la inflación

Inflación: definición, causas, efectos y cómo se calcula

Uno de los conceptos de actualidad que todo empresario debe manejar es el de la inflación. Se trata de un factor enormemente crítico porque nuestros esfuerzos de ahorro y rentabilidad se pueden ver perjudicados si no disponemos de una estrategia para combatir el incremento de los precios, ya que se producen en un mercado por razones que la empresa no puede controlar.

Todo empresario o profesional que trabaje en finanzas o vaya a crear una empresa o proyecto de inversión necesita conocer qué es la inflación, cómo calcularla y, sobre todo, cómo afecta a las empresas. Te invitamos a descubrirlo en este post.

Qué es la inflación: concepto y definición

El precio de los productos y servicios evoluciona a lo largo del tiempo según múltiples factores económicos, desde la subida o bajada de los tipos de interés en el Banco Central Europeo a situaciones particulares relacionadas con el sector energético o el petróleo, la situación geopolítica mundial, o las políticas fiscales.

Entendemos por inflación el incremento de precio en los bienes y servicios a lo largo de un determinado período, lo que supone que el valor del dinero se reduzca en relación con cuántos bienes y servicios podemos adquirir con él.

¿Cuáles son las principales causas de la inflación?

Existen diferentes razones por las que puede producirse un cambio en la tasa de inflación de un determinado país.

  • Que la demanda generada sea mayor que la oferta, lo que significa que los consumidores piden más productos de los que se pueden producir y, en consecuencia, suben los precios. Por ejemplo: Únicamente se pueden fabricar tres millones de ordenadores portátiles, pero los consumidores quieren adquirir cinco millones; entonces el precio que se pagaría por un portátil sería superior que si se pudieran fabricar los cinco millones requeridos.
  • Que se incrementen los costes a la hora de producir un determinado bien o servicio (p. ej., debido a un aumento de precio en mano de obra, materias primas o impuestos), lo que ocasiona una subida en el precio de venta para contrarrestar ese encarecimiento. Por ejemplo: Si el petróleo cuesta más caro, también suben de precio el litro de gasolina y el de gasoil.
  • Que se autoconstruya la inflación. Esto se produce cuando, previendo que próximamente va a haber un gran aumento en el coste de algún bien o servicio o de varios, se incrementa gradualmente su precio a fin de que el impacto no sea tan grande y pueda soportarse mejor.
  • Que se produzca un aumento de la masa monetaria, es decir, que se produzca más dinero legal, de forma que circule mayor cantidad de dinero para adquirir bienes o servicios. Esto hace que la demanda aumente de tal modo que a los proveedores les resulta imposible asumirla, lo que ocasiona que ese bien o servicio suba de precio.

Causas de la inflación

Tipos de inflación

Existen diversos tipos de inflación, entre ellos cabe destacar los siguientes:

  • Inflación moderada: se trata de un incremento gradual en los precios, por lo general, inferior al 10% al año.
  • Inflación galopante: consiste en un aumento de precios muy grande, casi siempre de 2-3 dígitos (15%, 40%, 120%…) anuales, por lo que los consumidores potenciales ven disminuir su poder adquisitivo, lo cual tiene repercusiones directas en la economía nacional.
  • Hiperinflación: es cuando los precios suben desmesuradamente (en una tasa superior al 1000%). En consecuencia, el valor del dinero del país se desploma, lo que genera una crisis económica severa.

Además, existen otros conceptos vinculados a la inflación que es importante conocer:

  • Desinflación: la inflación nacional va creciendo a menor velocidad como resultado del incremento en el coste de bienes y servicios. No obstante, este aumento es inferior al de períodos anteriores.
  • Estanflación: se produce cuando la inflación sube, pero la economía nacional se estanca, es decir, entra en recesión (es estándar cuando el PIB disminuye a lo largo de 2 trimestres sucesivos). Se trata de una de las situaciones económicas más terribles que puede haber.
  • Deflación: es lo contrario a la inflación. Consiste en un descenso en el precio de bienes y servicios (al menos a lo largo de dos semestres sucesivos) como consecuencia de un aumento en la oferta y una disminución en la demanda.

Qué tener en cuenta para calcular la tasa de inflación

La tasa de inflación refleja cuánto han variado los precios en la economía de un determinado país a lo largo de un período concreto. Este dato es esencial para valorar cómo ha cambiado el coste de la vida.

Para calcular la tasa de inflación, en España se toma como referencia el IPC o índice de precios al consumo. El IPC refleja cómo ha evolucionado el coste de determinados bienes y servicios a nivel nacional durante un año.

Veamos un ejemplo: si una barra de pan cuesta 1 € al comenzar 2022 y 1,5 € al finalizar ese año, el IPC expresa el aumento porcentual en el precio de ese artículo.

El cálculo del IPC está a cargo del INE (Instituto Nacional de Estadística), que lo realiza basándose en una cesta de la compra compuesta por los productos que consume típicamente una familia (en la actualidad, 955 artículos y 210.000 precios recogidos en 29.000 establecimientos repartidos por 177 municipios de toda España).

La fórmula de la tasa de inflación se basa, pues, en qué productos de esa cesta han experimentado un aumento o una disminución en su precio durante un determinado período. Es la siguiente:

Tasa de inflación = [(IPC del período en curso – IPC del período anterior) / IPC del período anterior] x 100

Consecuencias de la inflación

¿Cómo afecta la inflación a las empresas?

Las empresas se pueden ver afectadas de diversa manera por causa de la inflación. Te mostramos algunas de ellas:

  • Incremento de los precios de las materias primas. En consecuencia, los consumidores y las empresas ven que su poder adquisitivo decrece y que hay que gastar más que antes para adquirir lo que se desea. Esto hace que disminuya el consumo.
  • Aumento de los costes salariales. Si el valor del dinero decrece, pero la empresa no realiza un análisis de costes y no actualiza sus márgenes adaptándose a la inflación, el coste salarial requiere un mayor esfuerzo por parte de los empresarios.
  • Reducción de las inversiones. La inflación puede detraer las inversiones. Quienes desean invertir prefieren hacerlo en lugares que ofrezcan mayor estabilidad y seguridad (y un rendimiento superior a cambio de su dinero).

Un escenario de inflación afecta negativamente a las empresas, por lo que es importante que profesionales y emprendedores potencien su formación económica y financiera, como la que puedes encontrar en el plan de estudios de un Máster MBA para entender mejor los desafíos que plantea este entorno, y así ejecutar planes financieros robustos que minimicen los impactos adversos y maximicen la estabilidad y el crecimiento a largo plazo.

Este tipo de estudios abarcan todos los aspectos que se pueden necesitar para gestionar una empresa con éxito, incluidos los conceptos económicos y financieros esenciales para saber cómo invertir, ahorrar o establecer una estrategia que te ayude a combatir los efectos de la inflación.