Decisiones financieras

¿Cómo tomar decisiones financieras de forma eficaz? Beneficio-riesgo

Aprender a tomar decisiones financieras es esencial para cualquier mando directivo o empresario. Las decisiones que se toman en el ámbito de la empresa no pueden hacerse a la ligera, sin valorar los aspectos a favor y en contra de nuestras acciones.

Para cualquier empresario, emprendedor o profesional, es de vital importancia aprender a prever las consecuencias de nuestros actos, especialmente cuando se trata de decisiones financieras.

Una inversión, por ejemplo, puede ser una buena idea cuando existen datos y argumentos que demuestren que las probabilidades de obtener un buen ROI son altas. Sin embargo, cuando los indicadores nos muestran lo contrario, podría ser una mala decisión financiera.

Uno de los aspectos que aprenden los alumnos en el máster MBA de la Cámara de Málaga es el análisis riesgo beneficio que viene implicado en cualquier toma de decisiones financieras, especialmente a la hora de elaborar el análisis DAFO en un proyecto de creación de empresa. Emprender un negocio requiere un conocimiento y control exhaustivo de las finanzas para determinar su viabilidad  y rentabilidad.

Qué es el análisis Beneficio-Riesgo en las decisiones financieras

El análisis de riesgo beneficio es un tipo de estudio prospectivo y racional, donde valoramos la información de la que disponemos sobre los riesgos de un proyecto o decisión financiera y los posibles beneficios que pueden derivarse de éste.

Este tipo de análisis no es exclusivo de las decisiones de inversión o de gestión empresarial, sino que se aplica en otros muchos ámbitos, desde el ámbito de la salud hasta la investigación en I+D+i.

¿En qué consiste la evaluación riesgo beneficio de una decisión financiera?

Se trata de una ratio que nos permite analizar la relación entre las pérdidas que supondría la toma de una determinada decisión y no se lograsen los objetivos y los posibles beneficios en caso de que se cumplieran las expectativas previas. Esta relación beneficio riesgo se puede analizar de manera eficaz mediante una ratio, donde se compara el beneficio que se puede obtener por el coste que se podría perder.

Así, por ejemplo, si la creación de un negocio supone una inversión de 100.000 euros, y se espera obtener un beneficio a cambio de 300.000 euros, vemos que la ratio de riesgo es de tres veces lo invertido. Por cada euro invertido, esperamos obtener 3 € de beneficio. Por lo tanto, la ratio beneficio riesgo se expresa de la siguiente manera: 3: 1. O lo que es lo mismo, esperamos una recompensa de 3 € por cada 1 € invertido.

Es importante tener claro en cualquier caso que estamos hablando de expectativas. No hay una fórmula que permita predecir realmente el futuro, sólo podemos tratar de minimizar los riesgos tratando de adquirir toda la información posible y establecer los procesos adecuados para que se pueda lograr ese objetivo específico.  En esa línea, también vale la pena mencionar que en la mayoría de los casos las decisiones de inversión se ven afectadas por la situación económica del país donde opera una empresa. También hay que comprender los conceptos de inflación y deflación por si en alguna circunstancia en concreto se atravesaría ese tipo de coyunturas que generan incertidumbre tanto al inversionista como al consumidor.

Por ejemplo, un análisis beneficio/riesgo sobre un negocio en el sector turístico ideado antes de la Covid-19 probablemente no habría sido efectivo, ya que las expectativas muy probablemente no contemplaban la posibilidad de que se produjeran confinamientos en todo el mundo y los viajes se redujeran de forma tan drástica.

No obstante, transcurridos unos meses del primer confinamiento, un empresario ya dispone de una mayor conciencia de la incertidumbre, por lo que al hacer un análisis riesgo/beneficio, llegaría a la conclusión de que los riesgos son mayores que los beneficios ante la posibilidad de nuevos confinamientos.

análisis coste beneficio

Consejos para tomar decisiones financieras eficaces

Como empresario o profesional, es de gran importancia aprender a tomar buenas decisiones financieras. Una mala decisión puede traducirse en la pérdida de capital o incluso el cierre de una empresa. Veamos algunos aspectos importantes que necesitas conocer para analizar la relación beneficio-riesgo en tus decisiones financieras.

1. Evita tomar decisiones precipitadas

Tomar decisiones sobre cuestiones importantes a corto plazo y sin la información financiera y contable adecuada implica siempre muchos riesgos. Es de vital importancia no apresurarnos a tomar decisiones antes de contrastar los datos de los que disponemos. Muchos errores financieros se cometen por tomar decisiones rápidamente y basándose en meras especulaciones.

2. Busca información veraz

Antes de decidir invertir en un negocio u otro, es de gran importancia acceder a información real sobre ese sector o analizar los modelos de negocio de la competencia. Esto es una tarea esencial a la hora de hacer cualquier proyecto de empresa, e incluso estudiar y profundizar con libros para aprender finanzas.

Necesitamos disponer de toda la información posible para tomar decisiones financieras. Para eso, no hay que descartar la posibilidad de encargar estudios de mercado a empresas dedicadas a este objetivo. Lo ideal es no quedarse en lugares comunes, sino buscar datos concretos, fidedignos y cuantitativos.

3. Toma decisiones financieras racionalmente

Uno de los errores comunes es tomar decisiones de tipo financiero basándose en las emociones. Decidir una inversión por una afinidad con un determinado modelo de negocio, sector o idea puede conducirnos a caer en grandes equivocaciones. Nuestra decisión debe ser racional, estar basada en datos y no en cuestiones de gusto o especulaciones.

Esto no quiere decir que la intuición del empresario no pueda jugar un papel en sus inversiones y decisiones de negocio. Pero desde luego no debe ser la base a la hora de tomar decisiones firmes, sino una base para la detección de oportunidades, previa al análisis y la evaluación de los riesgos.

4. Utiliza herramientas de medición de datos

No todas las decisiones en las finanzas tienen que ver con iniciar un negocio. Pueden estar relacionados con otro tipo de decisiones en el ámbito de la empresa, como desarrollar una estrategia de venta, establecer objetivos o internacionalizar la compañía.

Cuando se trata de una empresa ya creada, en muchas ocasiones ésta ya dispone de datos cuantitativos que ayudan a la toma de decisiones financieras. Podemos evaluar la relación beneficio riesgo a partir los datos de la propia empresa.

Para este objetivo, existen nuevas tecnologías con efecto en los negocios como el Big Data y los software de Business Intelligence o inteligencia de negocio, que permiten formular predicciones de acuerdo con el análisis de múltiples variables y el historial de datos de la empresa.

Mejora tus decisiones con la formación financiera adecuada

La adquisición de conocimiento y la mejora de la formación empresarial ayuda a los futuros empresarios a tomar decisiones racionales, basadas en información real, de manera prudente y utilizando las herramientas adecuadas para evaluar nuestro comportamiento.

Desde la Cámara de Málaga te animamos a conocer las razones por las que un emprendedor debería aprender Finanzas y los métodos sobre cómo conseguir financiación para empresas a fin de ganar solidez y desarrollar un proyecto empresarial viable y realista.